La crónica no especializada de un matrimonio cualquiera

17.3.05

 ¡P'abajo del caballo!


- Bueno, po ya bajaron al tito Paco de la jaca torda. Menos mal.
- ¿Cómo dices, Juan?
- Na, que han quitao una estatua de Franco montao a caballo que queaba en Madrí.
- ¿Ah, sí?
- Escucha: "Retiran una estatuta ecuestre de Franco en Nuevos Ministerios en medio de detractores y partidarios".
- ¿Detractores y partidarios?
- Increíble, ¿verdá? Pero toavía parece que hay gente que no queó escarmentá y aún le sigue llevando flores, al muy...
- Juaaaaan...
- Es que es verdá, Juani, mujé. Pero ¿cómo puede haber partidarios de semejante criminal? Mira esto: "...un grupo de personas, del más del centenar de curiosos que se apiñaron desde primeras horas de la madrugada en la plaza San Juan de la Cruz, frente a los Nuevos Ministerios, comenzaron a dar «vivas» a Franco y entonaron, brazo en alto, el «Cara al sol», himno de la falange franquista".
- Un poco fuerte, sí.
- Estos pobres infelices son gente que no le han conocío, seguro.
- ¿Tú crees?
- Fijo. Si no, no me explico que aún le rían las gracias al matarife.
- Bueno, Juan, pero lo de quitar una estatua... no sé. La historia no se puede olvidar.
- No, si yo no quiero olvidarla, Juani, pero tampoco me apetece que le tengamos un monumento a un dictadó.
- Pues esta gente que le vitorea no lo ve como tú, Juan. Alguna explicación debe de haber, digo yo.
- Claro, porque le apoyaban, porque son de sus mismos ideales y por eso no eran "desleales".
- Pues igual que la gente que también tiene sus preferencias políticas y apoya a otro partido, ¿no?
- Sí, eso sí, pero con una pequeña diferencia.
- ¿Cuál?
- Que a los que opinan de otra forma se les respeta. No se les da por fusilarles.
- Eso es cierto. Yo no quiero defender a ningún dictador, Juan. Sólo te lo digo porque trato de entender por qué le apoyaba esta gente de anoche.
- Po porque comían mu bien mientras estaba vivo, iguá que la Iglesia.
- Ya me extrañaba a mí que no saliera el tema...
- La verdá.
- Pues una vez leí en algún sitio que fue un gran estratega.
- Iguá que Napoleón y Hitler. La ambición no es necesariamente una virtú, Juani.
- Juan, hoy estás un poco pedante con tanta "profundidad".
- Es lo que tenemos los intelectuales. Somos unos incomprendíos.
- Más bien sois incomprensibles...

que viva españamanolo escobar